Header
IMG_9324

IMG_9324

En verano apetece más estar de terraceo tomando una caña o en la playa tomando el sol que meterse a la cocina a sudar la gota gorda. Pero no es cuestión de pasar los días a base de hidratos y comida rápida ya que, además de mal alimentarnos, nos cargamos esa supuesta operación bikini que llevamos a rajatabla todo el año.

La solución a eso pasa por la “eco gastronomía” en la que se escogen los ingredientes del menú con la premisa de la conservación del entorno, la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente. De manera que, a la vez que nos mantenemos de forma saludable hacemos lo mismo con nuestro entorno.

Son muchos los espacios que bajo esta filosofía están surgiendo. En mi última visita a Madrid, gracias a unos buenos amigos, descubrí el Huerto de Lucas , un lugar acogedor que,  además de vender productos orgánicos,  cuenta con una cantina en la que degustar platos creativos, suculentos y saludables donde, entre otros , probé el que hoy os presento.

Ingredientes:

Para los tallarines:

  • 1 calabacín mediano por persona.
  • Sal.

Para el pesto:

  • 30 gramos de albahaca fresca.
  • 4 cucharaditas de piñones.
  • 30 gramos de queso parmesano.
  • 30 gramos de queso viejo.
  • 10 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Media cucharadita de sal.
  • 4 cucharaditas de agua templada.

Dificultad:

Sencilla. Imprescindible saber diferenciar un calabacín de un pepino, la albahaca de la hierba buena y , ante todo, tener paciencia y delicadeza a la hora de cortar los tallarines de calabacín.

Preparación:

Pesto:

  1. Pelar el ajo y picarlo en la picadora hasta que este muy fino.
  2. Añadir las hojas de albahaca limpias y sin tallos.
  3. Añador los piñones y la sal.
  4. Picar todo hasta conseguir una pasta.
  5. Poner todo en un vaso mezclador (vaso de la batidora) y añadir el aceite de oliva.
  6. Mezclar con la batidora hasta conseguir una mezcla uniforme y fina.
  7. Añadir 4 cucharadas de agua templada para que no quede una pasta demasiado densa.
  8. Rallar el queso parmesano y el queso curado, añadir a la salsa y mezclar con la batidora de nuevo.

Tallarines:

  1. Precalentar el horno a 100 º.
  2. Lavar los calabacines.
  3. Colocar los calabacines sobre una tabla de cortar de haciendo tiras finas del tamaño de un tallarín (cortarlos como si fueran tallarines con un cuchillo o con un cortador de fideos).
  4. Colocar los tallarines de calabacín sobre una bandeja de horno que habremos forrado de papel de horno.
  5. Espolvorear con sal los calabacines.
  6. Introducir la bandeja en el horno de 10 a 15 minutos.
  7. Una vez horneado el calabacín estará más seco ya que habrá perdido parte del agua y será más flexible.
  8. Retirar el calabacín del horno.
  9. Poner una sarten a fuego medio y saltear al gusto con unas cucharaditas del pesto casero.
  10. Retirar del fuego y servir.

Si habéis sucumbido a la moda de los huertos urbanos o si , como yo , tenéis la suerte de tener la huerta a la vuelta de la esquina, no hay excusa para no dejarse llevar por el movimiento slow food y convertirnos en eco gourmets por un ratito.