Header

Author Archives: Mireia Ruíz Manresa

Salmorejo de zanahoria

agosto 28th, 2015 | Posted by Mireia Ruíz Manresa in Uncategorized - (0 Comments)
Salmorejo Zanahoria

Salmorejo ZanahoriaSi hay un plato imprescindible en cualquier mesa de verano que se precie, ese es el salmorejo. Tanto él como el gazpacho nos acompañan en los meses estivales refrescándonos y aportándonos todos esos nutrientes necesarios para poder disfrutar las vacaciones de una manera sana y saludable.

Aunque el autentico y genuino es el de tomate, hay otras versiones del salmorejo que, no haciéndole sombra al original, desde aquí os animo a probar.

En una de las mejores masterclass que me impartieron en Masterchef aprendí a hacer salmorejo de zanahoria gracias a Gabriela Tassini, una didáctica y aun mejor cocinera, propietaria de una catering con su mismo nombre que recomiendo. Acompañaba un riquísimo tataki de atún rojo con un emplatado precioso del que si nos descuidamos no dejamos ni el plato.

Desde entonces hasta hoy es un imprescindible en mi cocina y va ganando adeptos a pasos agigantados. Si tengo que escoger mi plato favorito de este verano, es sin duda este.

Con “Sendero Luminoso”, de M A JE S T A D, la que ha sido mi canción del verano, os animo a poneros manos a la obra con un sencillo y riquísimo plato que no os dejará indiferentes.

Ingredientes:

  •  1 kilo de zanahorias.
  •  1 diente de ajo.
  • 125 gramos de pan duro.
  • ½ vaso de aceite de oliva virgen extra.
  • 1 chorro de vinagre.
  • ½ naranja.
  • Sal.

Dificultad:

Sencilla. Con ponerle un poco de ganas, pasión y cariño está hecho.

Elaboración:

  1. Pelar las zanahorias, trocearlas y poner a cocer en un cazo con agua y una pizca de sal.
  2. Mientras se cuecen las zanahorias, poner en un bol el pan duro con agua a remojo.
  3. Una vez cocidas las zanahorias, hacer un puré con ellas con la ayuda de una batidora.
  4. Escurrir el pan que hemos puesto a remojo y añadir al puré de zanahoria.
  5. Pelar el diente de ajo, quitar el germen y añadir a lo anterior.
  6. Exprimir media naranja y añadir a todo lo anterior.
  7. Añadir el aceite de oliva, el chorrito de vinagre y la pizca de sal.
  8. Batir todo con la batidora hasta tener una crema fina sin grumos.
  9. Meter a la nevera un mínimo de 2 horas.
  10. Servir con trocitos de jamón y queso y unas hojitas de albahaca.

¡Mmmmm!

Hummus de remolacha

agosto 12th, 2015 | Posted by Mireia Ruíz Manresa in Uncategorized - (0 Comments)
Hummus de remolacha

Hummus de remolacha

Nunca he sido muy de legumbres. De hecho hasta bien grandecita me comía las lentejas trituradas y por obligación, aun recuerdo el día en que mi madre me guardó las que me había dejado en la comida para merendar. Tuve que irme a vivir a Madrid para abrir el paladar y atreverme a probar algunos platos e ingredientes que no constaban en mi reducidísimo menú a pesar de los esfuerzos ingentes de familia y amigos en ampliarlo.

Gracias a la insistencia de mi amiga Angélica, una de nuestras noches de jueves me atreví con él. Pensar en comer garbanzos para mi hasta entonces no pasaba ni por tomarlos en cocido. Fue tan grato el descubrimiento que desde entonces me hice adicta al hummus y enganché a todo el que se encontraba a mi alrededor.

Desde hace unos años hasta ahora podemos encontrarlo en gran número de restaurantes acompañado de pan de pita, regañás, verduras u hortalizas frescas. Además de estar buenísimo es tan versátil que se puede comer solo o acompañando una tosta, mezclado con calabaza, con albahaca y hasta donde nuestra gastro imaginación nos lleve.

Con el “París, L’après-midi” de Zaz de fondo os animo a ponerle color a vuestra mesa con este vistoso y rico hummus de remolacha.

Ingredientes:

  • 1 bote de garbanzos cocidos.
  • 1 remolacha de tamaño medio.
  • 1 cucharada de tahina (pasta de sésamo).
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 1 cucharadita de comino molido o en grano.
  • Sal.

Dificultad:

Sencilla. Saber hacer uso de la batidora de mano con cuidado de no dejar toda la cocina de punticos rosas.

Preparación:

  1. Cocer la remolacha en un cazo con agua y reservar.
  2. Abrir el tarro de garbanzos y meterlo al microondas unos 15 segundos.
  3. Enjuagar los garbanzos con abundante agua en un escurridor.
  4. Pelar y cortar la remolacha cocida, reservar.
  5. Poner los garbanzos en el vaso de la batidora junto al zumo de medio limón, la cucharadita de comino, la tahina, el aceite y la sal.
  6. Batir hasta conseguir un puré.
  7. Añadir al puré la remolacha troceada y volver a batir hasta tener una crema suave de color rosa.
  8. Acompañar de regañás, pan de pita o crudités y servir.

¡Que aproveche!

 

Albondiguicas especiadas

julio 1st, 2015 | Posted by Mireia Ruíz Manresa in Uncategorized - (0 Comments)
Albondiguicas

AlbondiguicasCon la resaca del final de Master Chef, retomo el blog con parte del plato que me llevó hasta el preciado delantal. Con lo que fue la llave que me abrió la puerta para ser una de las 15 personas afortunadas en compartir esta experiencia única.

Seguro que el delantal que vestís lo tenéis más que ganado, pero si queréis mancharlo un ratico os traigo la receta de esas ricas albondiguicas especiadas de las que hablaba Toño en el post anterior. Son perfectas para un aperitivo, para un domingo de playa, sombrilla y fiambrera o para llevarlas en un tupper a la oficina mientras suena “La moneda en el aire” de La habitación Roja de fondo, la que ha sido mi BSO en MasterChef.

Las albondiguicahs (en fonética Murciana) no tienen ningún misterio, ahora se llevan y bajo su nombre en inglés, las “meat balls”,están presentes en locales de modernos que tras sacarlas del baúl de los recuerdos las han puesto de moda en muchas ciudades. Antes de esta moda seguro que en casa ya las comíais de muchas maneras, es un plato agradecido y fácil, de los que te sacan de un apuro en cualquier momento. El éxito de las mismas radica en un ingrediente fundamental en la cocina y en la vida: La pasión. Y es que cuanta más le pongáis, mucho mejor sabrán.

Ingredientes:

  • 500 gr de carne de ternera, de cerdo o una mezcla de ambas.
  • 1 huevo.
  • Pan rallado.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 cebolla pequeña.
  • Piñones picados.
  • Una pizca de comino en polvo.
  • Pimienta.
  • Sal.
  • Tomilllo.
  • Aceite de oliva.

Dificultad:

Fácil. Se requiere agilidad con las manos para hacer bolicas de carne medianamente simétricas.

Elaboración:

  1. Picar la cebolla y el ajo en porciones muy pequeñas.
  2. Poner en un bol junto al resto de ingredientes.
  3. Mezclar todo con las manos hasta tener una masa homogénea.
  4. Hacer bolicas del tamaño de una nuez y reservar.
  5. Poner aceite de oliva en una sarten a fuego fuerte.
  6. Freir las albondiguicas.
  7. Colocar en un plato con papel absorvente.
  8. Servir acompañadas de una salsa.

¡Disfrutadlas!

Receta Invitada: COSTILLAR A LA MIEL (De José Javier)

enero 12th, 2015 | Posted by Mireia Ruíz Manresa in Receta Invitada - (1 Comments)
IMG_5487

IMG_5487

Me gusta cocinar desde que era jovencico. Cada vez que quedamos a comer o cenar los amigos ¿adivináis quien lleva siempre el delantal?, efectivamente: yo. Hago desde arroces a banda, pasando por gachasmigas hasta unos risottos de setas con foiê de chuparse los dedos. Cuando me aburro me pongo videos de José Andrés, los estudio minuciosamente y muchos fines de semanas hago algunas de sus recetas.

La receta que os presento nació un día de esos corrientes y aburridos, mientras veía “La que se avecina” sin ná que hacer, pensé invitar a cenar a mi amiga Mireia y mi amiga Desi, las que , además de buenas amigas, saben disfrutar de la buena comida.

Como Desi sabe hacer de tó, la llame y le dije:  – Desi, esta noche cenamos en mi casa, mira a ver que vamos a hacer.

Como gran cocinera que es, me dio una receta muy buena: Costillar de cerdo a la miel acompañado de arroz salvaje.

Ingredientes (Para 4 personas):

  • Un costillar de cerdo entero (si sois muy comientes)
  • Miel (de la buena)
  • Sal (una pizca)
  • Pimienta (otra pizca)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 150 gramos de arroz salvaje

Preparación:

  1. Poner el horno a calentar a 180 ºC.
  2. Mientras tanto se coge el costillar y se cortan las costillas individualmente, separadas completamente. Se salpimentan todas, se colocan en una bandeja de horno. Se le añade un chorrito de aceite de oliva virgen y se les pincela con miel.
  3. Se meten en el horno y cada 10 minutos se le da la vuelta a las costillas y se vuelven a pincelar con miel. Se hornea aproximadamente durante 50 minutos, hasta que tengan un aspecto dorado y crujiente. Si quieres que las costillas estén mas tostadas dejar otros 10 minutos de horno, al gusto.
  4. Cuando les falta un poco para que estén terminadas se empieza a preparar el arroz.
  5. En una sartén honda verter abundante aceite de oliva virgen,  y cuando el aceite esté bien caliente echar un puñadito pequeño de arroz salvaje, esperar unos segundos y cuando se infle retirar con una espumadera. Consejo: Echar poca cantidad de arroz y sacarlo rápido porque en poco tiempo se tosta.

Emplatado:

  • Poner en un plato blanco dos costillas por persona en forma de cruz, al lado colocar un poco de arroz y bañar las costillas con la salsa resultante de la cocción.

Espero que no se os queme el arroz y que disfrutéis con este plato dulce-salado. Estuve muy bien acompañado y brindamos por el 2015 con una botella de vino blanco de Juan Gil, y pensaréis ¿porqué vino blanco en lugar de tinto?, pues muy sencillo, porque no me gusta el vino tinto.

Un saludo a todos y a todas.

Hasta la próxima.

José Javier

Galletas de mantequilla

diciembre 2nd, 2014 | Posted by Mireia Ruíz Manresa in De postre - (0 Comments)
Galletas de mantequilla
" width="285" height="234">" />

 

Galletas de mantequilla

Con un Diciembre recién estrenado y el olor a lumbre de las calles, con  las luces, brillos y guirnaldas que lo inundan todo, la navidad es algo inminente.

Para ir adaptándonos a la cantidad de dulces que vamos a ingerir en unas semanas, nada mejor que comenzar con un entrenamiento a base de galletas de mantequilla, las típicas galletas “Danesas” de toda la vida, esas que venían en una caja redonda de lata que nuestras abuelas y madres convirtieron en cajas de hilos (sin previo aviso) y con las que nos llevamos más de un chasco al confirmar que esos crujientes, azucarados y dulces manjares habían mutado en alfileres, dedales, hilos y agujas.

Si como a mí os apetece volver a la infancia por un ratico, os apunto la receta de estas ricas galletas de las que os aseguro que no podréis comer solo una:

Ingredientes:

  • 225 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente).
  • 240 gramos de azúcar glass.
  • 400 gramos de harina normal.
  • 50 gramos de Maicena.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 1 clara de huevo.
  • 1 pizca de sal.

Utensilios: 

  • Papel de hornear.
  • Batidora de varillas.
  • 1 bol amplio.
  • Rodillo.
  • Corta pastas.
  • 2 palillos chinos.
  • Bandeja de rejilla.
  • Colador grande.

Dificultad:

Media. Se necesita cariño, paciencia y , sobre todo, espacio en la cocina y un amplio elenco de utensilios.

Preparación:

  1. Con ayuda de un colador se tamiza la harina y la maicena juntas y se dejan en un recipiente.
  2. Se vierte la mantequilla, a temperatura ambiente en un bol amplio y se bate con la batidora de varillas durante 1 minuto aproximadamente hasta que quede una especie de crema.
  3. Una vez batida la mantequilla se incorpora poco a poco el azúcar glass y se continúa batiendo.
  4. Una vez que hemos obtenido una pasta de mantequilla con azúcar se añade la esencia de vainilla y la pizca de sal y se sigue batiendo.
  5. A continuación, añadimos la mezcla de harina y maicena que teníamos reservada poco a poco y vamos batiendo hasta que tengamos una pasta que no permita seguir con la batidora.
  6. Continuamos batiendo con las manos hasta tener una masa consistente y un poco granulosa.
  7. Una vez que tenemos la masa de galleta lista, hacemos una especie de bola con ella y la cortamos en cuatro trozos iguales.
  8. Se cortan dos papeles de hornear del mismo tamaño y se coloca un trozo de los que hemos cortado en medio de los mismos.
  9. Estiramos con un rodillo, intentando dejar el mismo grosor en toda la lámina. Para ello yo uso un par de palillos chinos de madera que coloco a ambos lados de la masa que voy a estirar.
  10. Hacemos la misma operación con todos los trozos.
  11. Cuando tenemos toda las láminas de masa listas, dejamos reposar en el frigorífico de 3 a 24 horas.
  12. Una vez transcurrido el tiempo, sacamos las planchas de masa del frigorífico.
  13. Precalentamos el horno a 180º.
  14. Elegimos los cortapastas que vamos a utilizar y cortamos nuestras galletas, las cuales iremos poniendo ordenadamente en un papel de hornear sobre la bandeja del horno.
  15. Es recomendable que conforme se vayan cocinando las galletas sean todas de un tamaño similar para evitar que unas se quemen y otras no se terminen de hacer.
  16. Horneamos de 10 a 15 minutos, dependiendo del tamaño de las galletas, hasta que veamos que están doradas.
  17. Cuando estén listas, sacamos la bandeja del horno y las dejamos enfriar, ya que nada más sacarlas estarán blandas y se romperán, una vez han enfriado un poco las colocamos sobre una rejilla para que terminen de enfriarse.
  18. Los recortes sobrantes no los tiramos, los volvemos a amasar, estiramos entre dos papeles de cocina y cortamos galletas nuevamente hasta que no quede masa.

Si os apetece y tenéis mano para ello podéis decorarlas con glasa real o con chocolate de cobertura.

También podéis comerlas directamente con un té,  música y en buena compañía, guardando las sobrantes en una de esas cajitas metálicas, teniendo cuidado de que no se transformen en utensilios de costura.

¡Disfrutadlas!

Eco gastronomía: Tallarines de calabacín con pesto

julio 20th, 2014 | Posted by Mireia Ruíz Manresa in Tendencias | Uncategorized - (0 Comments)
IMG_9324

IMG_9324

En verano apetece más estar de terraceo tomando una caña o en la playa tomando el sol que meterse a la cocina a sudar la gota gorda. Pero no es cuestión de pasar los días a base de hidratos y comida rápida ya que, además de mal alimentarnos, nos cargamos esa supuesta operación bikini que llevamos a rajatabla todo el año.

La solución a eso pasa por la “eco gastronomía” en la que se escogen los ingredientes del menú con la premisa de la conservación del entorno, la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente. De manera que, a la vez que nos mantenemos de forma saludable hacemos lo mismo con nuestro entorno.

Son muchos los espacios que bajo esta filosofía están surgiendo. En mi última visita a Madrid, gracias a unos buenos amigos, descubrí el Huerto de Lucas , un lugar acogedor que,  además de vender productos orgánicos,  cuenta con una cantina en la que degustar platos creativos, suculentos y saludables donde, entre otros , probé el que hoy os presento.

Ingredientes:

Para los tallarines:

  • 1 calabacín mediano por persona.
  • Sal.

Para el pesto:

  • 30 gramos de albahaca fresca.
  • 4 cucharaditas de piñones.
  • 30 gramos de queso parmesano.
  • 30 gramos de queso viejo.
  • 10 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Media cucharadita de sal.
  • 4 cucharaditas de agua templada.

Dificultad:

Sencilla. Imprescindible saber diferenciar un calabacín de un pepino, la albahaca de la hierba buena y , ante todo, tener paciencia y delicadeza a la hora de cortar los tallarines de calabacín.

Preparación:

Pesto:

  1. Pelar el ajo y picarlo en la picadora hasta que este muy fino.
  2. Añadir las hojas de albahaca limpias y sin tallos.
  3. Añador los piñones y la sal.
  4. Picar todo hasta conseguir una pasta.
  5. Poner todo en un vaso mezclador (vaso de la batidora) y añadir el aceite de oliva.
  6. Mezclar con la batidora hasta conseguir una mezcla uniforme y fina.
  7. Añadir 4 cucharadas de agua templada para que no quede una pasta demasiado densa.
  8. Rallar el queso parmesano y el queso curado, añadir a la salsa y mezclar con la batidora de nuevo.

Tallarines:

  1. Precalentar el horno a 100 º.
  2. Lavar los calabacines.
  3. Colocar los calabacines sobre una tabla de cortar de haciendo tiras finas del tamaño de un tallarín (cortarlos como si fueran tallarines con un cuchillo o con un cortador de fideos).
  4. Colocar los tallarines de calabacín sobre una bandeja de horno que habremos forrado de papel de horno.
  5. Espolvorear con sal los calabacines.
  6. Introducir la bandeja en el horno de 10 a 15 minutos.
  7. Una vez horneado el calabacín estará más seco ya que habrá perdido parte del agua y será más flexible.
  8. Retirar el calabacín del horno.
  9. Poner una sarten a fuego medio y saltear al gusto con unas cucharaditas del pesto casero.
  10. Retirar del fuego y servir.

Si habéis sucumbido a la moda de los huertos urbanos o si , como yo , tenéis la suerte de tener la huerta a la vuelta de la esquina, no hay excusa para no dejarse llevar por el movimiento slow food y convertirnos en eco gourmets por un ratito.

Bagels para un Brunch

abril 13th, 2014 | Posted by Mireia Ruíz Manresa in Para Comer | Tendencias - (1 Comments)
Bagels

Bagels

(Bruch = Breakfast + lunch)

 

Raro es el día que dando una vuelta por la zona hipster de cualquier ciudad no te encuentras con ofertas de Brunch en dos de cada tres locales. Lo anglosajón está de moda.

Poco a poco este tentempié ligero se ha instalado en nuestra cultura gastronómica. Lo que toda la vida se ha llamado almuerzo y merienda ha cambiado considerablemente.

A nivel conceptual lo que estaba reservado al  recreo de los niños en el cole y a la hora del té de las abuelas ahora es lo último en reuniones de empresa, fiestas diversas y moderneo variado. Gastronómicamente los sandwiches de nocilla y los bocadillos de paté en mantel de papel han dejado paso a los pretzels y los bagels que unidos a los tapetes de ganchillo y al punto de cruz han hecho de los Brunch un fenómeno cultural.

La crisis ha puesto de su parte, antes invitábamos a cenar, ahora lo guay es preparar una merienda que además de ser lo más, también nos viene económicamente bien.

Si os apetece uniros a esta moda europea, si queréis modernizar por un rato vuestro almuerzo o merienda a continuación va la receta de uno de los bocados imprescindibles en ella, los Bagels.

Ingredientes

  • 400 gr de harina blanca de fuerza
  • 7 gr de levadura seca granulada (una bolsita)
  • 4 cucharadas de azúcar blanco
  • 300 ml de agua tibia
  • 2 cucharaditas de sal
  • Semillas de sésamo
  • 1 huevo batido

Dificultad

Media. No se necesitan nociones de panadería. Es necesaria paciencia y ganas de meter las manos en la masa.

Preparación

  1. Disolver la levadura junto con 1 cucharada de azúcar en 100 ml de agua tibia. Dejar reposar aproximadamente 10 minutos hasta que la mezcla forme una espuma.
  2. Coger un bol grande, verter la levadura disuelta anteriormente junto al resto de agua tibia (200 ml), las 2 cucharaditas de sal y la mitad de la harina (225 gr).
  3. Se amasa dicha mezcla y se va añadiendo el resto de la harina hasta que se obtenga una masa homogénea, húmeda pero que no se pegue en la mano.
  4. Se coloca la masa obtenida en un bol engrasado previamente con un poco de aceite de oliva, se cubre con un paño seco y se deja reposar entre una hora o una hora y media.
  5. Se precalienta el horno a 200 ºC.
  6. En un cazo grande se calienta 1 litro de agua aproximadamente con las 3 cucharadas de azúcar restantes.
  7. Se prepara una superficie lisa y se enharina.
  8. Se vuelca la masa en la superficie enharinada y se divide en partes iguales a las que se le da forma redonda y ligeramente aplastada.
  9. Con ayuda de una cuchara de madera, o utensilio por el estilo. Con el mango se le hace un orificio en el centro y de estira con cuidado hasta obtener un diámetro que oscile entre los 2 y 3 centímetros.
  10. Se introduce de dos en dos o de tres en tres los bagels en el agua hirviendo. Con ayuda de una espumadera se les da la vuelta, dejando que se cuezan entre 1 minuto o 1 minuto y medio.
  11. Cuando están cocidos se retiran con la espumadera y se escurre el máximo de agua posible .
  12.  Se colocan sobre la bandeja del horno o sobre papel para hornear y se espolvorean con sésamo o se pintan con huevo batido.
  13. Se repite el procedimiento hasta que están todos los bagels listos para hornear.
  14. Se hornean entre 25 y 30 minutos hasta que estén dorados y crujientes (con ciudado de que no se quemen).
  15. Se sacan del horno y se colocan en una rejilla hasta que se enfríen (también pueden comerse tibios).

Relleno

Los Bagels se pueden comer solos pero lo normal es que se corten y rellenen como si fueran bocadillitos. Suelen rellenarse de crema de queso, tomate, lechuga y todos los ingredientes que se puedan ocurrir,  cuestión de echarle imaginación.

Una vez listos los Bagels buscad en baúles y alacenas. Preparad los accesorios vintage, los moldes y el punto, los tapetes y un buen repertorio musical  .

Disfrutad de vuestro Bruch casero.

Pollo al jengibre

abril 1st, 2014 | Posted by Mireia Ruíz Manresa in Para Comer - (0 Comments)
Pollo

Pollo

Si hay un alimento que siempre tiene hueco en la nevera ese es el pollo, y es que vale para un roto y un descosido. ¿Cuántas veces os ha sacado de un apuro? Con él podemos preparar desde una pechuga a la plancha esos meses pre veraniegos en que nos ponemos con la operación bikini a un caldo calentito esos días de manta y peli en que no apetece salir de casa.

La receta que abre este blog nació uno de esos días que queriendo introducir ingredientes nuevos y sanos en la cocina compré unas raíces de jengibre. Tras un rato con el frigorífico abierto buscando algo que casara con esta planta, me decidí.

Cocinar es lo más parecido a pintar un cuadro, es cuestión de ir cogiendo colores y plasmarlos en el lienzo, y eso hice. Con A Veure què en fem de Manel de fondo , anudé el delantal y me puse manos a la obra. La olla poco a poco se fue pintando de tonos otoñales color cebolla,  zumo de naranja, jengibre, mezcla de especias y pollo.

El resultado fue mucho mejor de lo esperado, el sabor picante y aromático del jengibre unido a las especias y al dulzor de la cebolla dieron lugar a una explosión de sabor que junto al arroz basmati que lo acompañó hizo de esta receta un plato de los imprescindibles en el menú de casa.

Ingredientes

Para 4 personas

  •  1 pollo troceado.
  • 1 cebolla grande.
  •  1 raíz de jengibre pequeña.
  • 1 cucharada (pequeña) de mezcla de especias*.
  • 1 naranja en zumo.
  •  Sal.
  • Pimienta.
  • Aceite de oliva.

 * Mezcla de especias:

  • 2 cucharadas de canela.
  • 2 cucharadas de jengibre molido.
  • 2 cucharadas de nuez moscada molida.
  • 2 cucharadas de clavo molido.

Se coloca todo dentro de un botecito limpio y seco, se cierra con su tapa y se agita hasta que estén todas las especias    bien mezcladas y está listo.  

Dificultad

Media. Para poder realizar esta receta tienes que saber algo más que freír un huevo, conocer los conceptos pochar y corte en juliana.

Preparación

  1. Pelar la cebolla y cortarla en juliana.
  2. Salpimentar el pollo.
  3. Poner la olla express a calentar y añadir el aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente añadir la cebolla y pocharla de 5 a 10 minutos a temperatura media.
  4. Una vez pochada la cebolla, añadir el pollo y sofreír junto a la cebolla a fuego medio hasta que esté dorado.
  5. Mientras se dora el pollo, pelar la raíz de jengibre y picarla con una picadora eléctrica o rallarla con un rallador manual y reservar.
  6. Exprimir el zumo de una naranja (si es de la huerta y de cultivo tradicional, mucho mejor).
  7. Una vez dorado el pollo junto a la cebolla añadir el jengibre rallado, el zumo de naranja y la mezcla de especias.
  8. Cerrar la olla express y dejar cocinar de 25 a 30 minutos a fuego lento.
  9. Una vez listo acompañar de arroz basmati.

¡Que aproveche!