Header

Ensalada templada de pulpo

febrero 20th, 2015 | Posted by Toño Casas in Gastronomía regional | Para Comer

El pulpo es uno de los más sofisticados animales de la tierra, de los más inteligentes, y capaz de usar técnicas para defenderse de los depredadores realmente sorprendentes. Para no ser bocado de los asesinos del mar es capaz de cambiar de color para camuflarse en el fondo marino, entre rocas, plantas o algas. Imita a otros animales que causan terror entre los habitantes del fondo marino, como peces planos con aguijones venenosos, o enterrarse y convertir sus tentáculos serpientes marinas, que con tan solo mostrar sus rayas ya son temidas. Pueden huir haciendo la bomba de humo gracias a sus inyecciones de tinta, o tienen una tremenda facilidad para colarse y esconderse fácilmente en cualquier recoveco.

Es impresionante ver como el pulpo utiliza con una pericia sublime la fisonomía y la inteligencia que le ha dado la naturaleza. Aun así, más que lo que el pulpo sea capaz de hacer, sigo dando mucho valor a lo que nosotros somos capaces de hacer con el pulpo, en todas sus variedades, y de todas sus formas. Cocido a la gallega, con patatas, en vinagreta, a la brasa…y un sinfín de modalidades con las que, usando también nuestra pericia en los fogones, hacemos de uno de los sujetos más escurridizos del reino animal, uno de los más sabrosos.

IMG_0832

Y en esa incansable búsqueda de la excelencia con el pulpo como protagonista, quise versionar una rica ensalada que probé en un restaurante y que me pareció todo un plato para quedar como un señor con los invitados. El pulpo en ensalada, con más empaque, no pierde el encanto de sus modalidades más tradicionales.

Este plato es sencillo de hacer y sorprenderá a tus invitados. Para ello necesitamos:

  • Mezcla de lechugas
  • Dos patatas medianas
  • Una cebolla
  • Dos o tres patas de pulpo (dependiendo del tamaño)
  • 200 gramos de gambones pelados
  • Pimetón
  • Sal Maldon
  • Aceite de oliva virgen

Preparación:

Sobre una fuente extendemos la mezcla de lechugas. Hay muchos preparados en el mercado, pero a esta ensalada le va mejor los que contengan lechugas de roble, rúcula y brotes.

Ponemos las patatas a cocer con una pizca de sal, y una vez cocidas las reservamos y las cortamos en rodajas de un centímetro aproximadamente, y posteriormente las hacemos cachitos más pequeños.

Ponemos en una sartén cebolla a pochar durante un buen rato. Cuanto ya esté lista, transparente y haya bajado, echamos las colas de gambón, crudas, y las dejamos un ratito hasta que se hagan y suelten un poquito de caldo.

En ese momento echamos el pulpo ya cocido y cortado para que se mezcle bien con la cebolla pochada y los gambones. Tenemos que ver que sueltan un poco de caldito.

Mientras, ponemos las patas sobre la mezcla de lechugas y echamos el contenido de la sartén sobre la fuente con las lechugas y las patatas.

Aliñamos con un poco de pimentón, sal Maldon y un buen chorro de aceite de oliva.

Si a este plato le acompañas de un Prado Rey Verdejo, y esta canción de The Beatles, y lo complementas con una carne a la plancha, unas brochetas de pollo o incluso un poco de cecina rica de León, tendrás una cena riquísima.

A disfrutar!

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *