Header

Pechuga de pollo escabechada

septiembre 29th, 2015 | Posted by Toño Casas in Gastronomía regional | Para Comer | Uncategorized

Ya en Persia se usaba vinagre para hacer guisos, “guisos de vinagre”, como técnica para cocinar ciertas carnes con condimentos, especias y verduras, para mejorar su conservación o simplemente para darle un sabor diferente.

Esta técnica llega hasta nosotros y la tenemos en nuestro día a día, en las eternas latas de atún y bonito en escabeche, o en el delicioso resultado de los escabechados de mejillones, trucha o arenque. Pero además de ser el elemento que da olor a las tiendas de ultramarinos, esta técnica nos da un exquisito resultado de una manera fácil para hacer diferente, por ejemplo, una ensalada, y así hacerle un plato más completo que va más allá de ser un mero complemento en la mesa.

Estas ensaladas, que son fáciles de encontrar en cualquier restaurante castellano, son comunes en épocas de caza por el exquisito resultado que produce el escabechado de perdices y codornices.

En esta ocasión escabecharemos una pechuga de pollo de un modo muy sencillo. Una receta de mi abuela, que siempre podemos completar con otros condimentos y sabores.

IMG_5370

Ingredientes:

  • Dos pechugas de pollo enteras
  • Dos cucharadas de aceite
  • Una taza de vinagre
  • Una cebolla
  • Dos zanahorias
  • Pimienta negra en grano
  • Sal
  • Un par de hojas de laurel

Dificultad media, si manejamos la olla rápida mejor que mejor.

Lo primero es calentar el aceite en la olla, y cuando esté bien caliente dorar las pechugas enteras. Una vez doradas, añadimos la cebolla cortada en tres o cuatro trozos nada más, las zanahorias hechas dados, y rehogar un poco junto a las pechugas.

Después cubrimos de agua y añadimos una pizquita de sal, la pimienta en granos (unos cuantos) y las hojitas de laurel. Y después añadimos la taza de vinagre.

Ahora viene el momento de intuición de cada uno, porque la mezcla puede o no admitir más vinagre, pero sin pasarnos porque podría quedar muy fuerte. Una vez que la mezcla empiece a hervir, tapamos la olla y lo dejamos 15 minutos. Si no usamos olla rápida, lo dejaremos cocinando entre 40 y 45 minutos. Después de este tiempo estará listo para preparar, fría o caliente,  cualquier ensalada o plato de verdura.

Yo, tras escabechar esta pechuga, hice una ensalada con canónigos, tomates, manzana reineta y la pechuga. Si añades trocitos de zanahoria y de cebolla, y además echas un pequeño chorrito del escabechado además del aceite…tendrás un resultado delicioso. Y para “maridar musicalmente” este plato, he elegido algo tan avinagrado y tan delicioso como un flamenquito de José Mercé.

Qué aproveche!

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 You can leave a response, or trackback.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *